IDEAS QUE LOS PADRES DEBEN EVITAR AL INICIO DEL CURSO Y EXÁMENES

En ocasiones los padres también tienen temor, sobre todo ante un nuevo curso y temen el posible fracaso de los hijos. Esto no ayuda a nuestro hijos. Las ideas más comunes a evitar son:

«Mi hijo no es capaz«- Si le tratas como un tonto y le limitas, va a comportarse como un tonto y no va a confiar en sí mismo. Nunca lo compares, haz que se sienta capaz, anímale cuando fracase .

Mi hijo ya es autónomo, voy a dejarle a ver que tal»– Si esperas a ver que pasa, va a ser tarde, la autonomía se gana con los años, los cambios de etapas también son los peores momentos para pensar esto. Hay que seguir apoyándoles y ayudándoles cuando tengan problemas.

Mi hijo es muy inmaduro…..es infantil»- Es lógico, un niño es infantil, y un adolescente no será tan infantil , pero tampoco es tan maduro con un adulto.

Los profesores y el colegio nos hacen difícil todo»– Educar es complicado, enseñar también y aprender más. Lo mejor es entender todo el proceso de aprendizaje como un trabajo en equipo , en el que participa el centro educativo, familias y alumnos, todos juntos.

Ya en el colegio le educarán»– Los centros educativos se vuelcan en la formación integral de los alumnos, pero jamás se debe olvidar el papel de la familia en la educación en valores y en enseñar a los hijos a ser buenas personas. Esto es muy importante dentro de la conciliación familiar.

«EDUCAR NO ES DAR CARRERA PARA VIVIR, ES TEMPLAR EL ALMA PARA LAS DIFICULTADES DE LA VIDA». Pitágoras.

CARTA DE UN NIÑO A TODOS LOS PADRES DEL MUNDO

«NO me des todo lo que pida. A veces sólo pido para ver hasta cuánto puedo coger. NO me grites. Te respeto menos cuando lo haces y me enseñas a gritar a mí también, y yo no quiero hacerlo. NO me des siempre órdenes. Si en vez de órdenes a veces me pidieras las cosas yo lo haría más rápido y más a gusto. Cumple las promesas, buenas o malas. Si me prometes un premio dámelo, pero también si es un castigo.

NO me compares con nadie, especialmente con mi hermano o hermana. Si tú me haces lucir mejor que los demás, alguien va a sufrir, y si me haces lucir peor que los demás seré yo quien sufra.

Déjame valerme por mí mism@. Si lo haces todo por mi, yo nunca podré aprender. NO digas mentiras delante de mí, ni me pidas que las diga por ti, aunque sea para sacarte de un apuro. Me haces sentir mal y perder la fe en lo que me dices. Cuando estés equivocado en algo admítelo y crecerá la opinión que tengo de ti y me enseñarás a admitir mis equivocaciones también. Trátame con la misma amabilidad y cordialidad con que tratas a tus amigos, ya que porque seamos familia, eso no quiere decir que no podamos ser amigos también. Intenta ser coherente con lo que dices y lo que haces. Cuando te cuente un problema mío NO me digas: » No tengo tiempo para bobadas» o «eso no tiene importancia». Trata de comprenderme y ayudarme. Quiéreme y dímelo. A mí me gusta oírtelo decir, aunque tú no creas necesario decírmelo. En definitiva, habla conmigo, el diálogo entre nosotros es lo más importante».

Como afrontar la llegada de las notas.

  1. No siempre es lo que esperamos. No des por hecho que lo que tú esperas sea justamente lo que va a pasar.
  2. Guarda la calma. Prepárate para no decir nada, antes piensa y habla con tu hij@ de esos resultados.
  3. Pregunta.
  4. Empatiza.
  5. Evita comparaciones.
  6. Nada de castigos, pero sí consecuencias y soluciones.
  7. Busca la comunicación.
  8. Saca conclusiones e intentad una solución en equipo.