AYUDAR A NUESTROS HIJOS

Para cumplir exitosamente con su función, los centros educativos necesitan-sin lugar a dudas- el aporte de la familia: tanto para APOYAR a los niños como para transmitirles valores y formarlos como personas responsables, honestas y solidarias. Este conjunto de orientaciones y sugerencias permitirá a las familias acompañar y ayudar a los niños a aprender mejor. La idea es que la familia reflexione sobre ellas y las ponga en práctica en la medida de sus posibilidades y costumbres.

CONFIAR EN LA TAREA DE LOS PROFESORES

Una característica que distingue a los colegios exitosos es el respeto que sienten los alumnos por sus profesores. Ellos cumplen un rol clave en la educación de los niños, y por esto es importante que los padres los conozcan, tengan oportunidad de comunicarse y dialogar con ellos, y adquieran confianza en su trabajo. También es fundamental que los niños aprendan a respetar y valorar la labor de sus profesores.

NO SOLO SE APRENDE EN LA ESCUELA

Los niñ@s aprenden a través de diferentes experiencias, especialmente aquellas en las que pueden divertirse y experimentar con cosas nuevas. Por ello, es importante brindarles oportunidades para que vivan experiencias enriquecedoras, como por ejemplo, una visita a algún museo, al zoológico, a un espectáculo teatral, a un festival de música, un paseo por la ciudad o por la naturaleza. Otra posibilidad es visitar una librería o una biblioteca y ayudarlos a elegir libros que respondan a sus intereses o que les creen nuevos.

En homenaje a ti: Susana Cañizo

Señorío en la voz que se propaga

Usando de las ondas de Onda Cero:

Suave el tono en saludo mañanero,

Amable en el adiós, cuando se apaga.

No sabría decir si es voz de humano

Aquélla que, con timbre de cristal, 

Cuenta historias de modo natural

Acercando la voz al ser lejano.

Ñoñería no cabe en sus fonemas

Impregnados de auténtica emoción,

Zurcidora de fábula y pasión,

Orfebre de relatos o poemas.

                         Miguel  Molero Sampedro  

 

A NUESTRO AMIGO GODOFREDO

A NUESTRO AMIGO GODOFREDO GARABITO Y GREGORIO.

EL HOMBRE DE LAS TRES G: GRANDE, GENEROSO Y GENIAL

El aura del ciprés me ha dicho…que hoy el cielo está más
próximo a tus ojos, esos ojos tuyos que nunca envejecieron para mirarnos de
frente y sin enojos.

Hoy se nos fue el Señor de la Mudarra. El que pintó en su
jardín la estela del hombre castellano, sabio, culto, cercano y entrañable.
Siempre presente en la Mudarra, donde nunca hace frío, donde aguardabas
paciente a los tuyos y a los míos para regalarnos la interminable sonrisa de
tus días.

Mañana al despertar querido Godo, te buscaré en mi cielo
amacecido pidiéndole al cipres del universo que te busque porque te has ido a
contemplar de cerca las estrellas y que te lleve cerquita del Dios tuyo al que
tu amaste con la fé del convencido.

Se nos fue el Señor de los Trozos. Ese pedazo de tierra tuya
a la que tú regaste con la sabia del hombre curtido por la pena. Mañana será
siempre hoy, querido Godo, porque mañana te encontraré en el amigo que me animó
a cantarle al viento mis decires, a recordarte como el hombre que busqué en mi
alma y que no tuve. Rebuscaré danzando por la vida a la persona que tu eres,
grande, generoso y genial. Y el aura del ciprés me ha dicho que me esperas allí
por la mañana cuando el alba presuma de blancura y el sol se acueste a
descansar…mañana.

Y aquí quedamos todos tus amigos, tratando de emular tus
experiencias, pidiendo a los oyentes de Onda Cero, que hoy nos perdonen por tu
ausencia.